Si me buscas, estoy en el bar…

Por Claire Le Meur, Directora General de Blue Bees

Nunca hemos visto tanta gente en el bar como en este momento en el que bares y restaurantes cuyas puertas permanecen cerradas sin remedio, luchan por el derecho a trabajar y reabrir…

Por supuesto, no estoy hablando del bar original, ese noble lugar que toma su nombre del inglés “bar” y que el Larousse define como un “establecimiento de bebidas en el que los consumidores están de pie o sentados en taburetes altos frente a un mostrador”. ”

No, nos referimos a todos esos nuevos bares que surgen cada día en las esquinas, tejiendo una conexión muy secundaria con el consumo de algún tipo de bebida o comida.

Solo tienes que echar un vistazo a la ciudad o a las estanterías de las tiendas para descubrir estos nuevos bares. Si estábamos acostumbrados a los bares de ostras, los bares de ensaladas, los bares de tapas, los bares de sopas, los bares de zumos y los bares de agua (la idea me sigue pareciendo abstrusa), vemos aparecer conceptos sorprendentes aquí y allá.

Los bares de juegos -que empezaron hace más de 30 años en Seúl, Corea- están brotando como hongos y reuniendo a entusiastas que acuden para relajarse, descubrir nuevos juegos de mesa y compartir un momento de intercambio, contrarrestando así las relaciones ficticias y virtuales de las redes sociales. Es difícil cuantificar el alcance del fenómeno porque no hay ningún estudio hasta la fecha sobre el tema, pero si tenemos en cuenta que los franceses compran 20 millones de juegos al año por un total de 400 millones de euros, el futuro de los bares de juegos parece prometedor…

El sector de la estética no se queda al margen con bares de mascarillas que garantizan un resultado de la piel libre de imperfecciones, mientras que los expertos en bares de cejas se encargan de definir la línea perfecta que realzará sus rasgos faciales y los bares de diademas ofrecen un sinfín de modelos destinados a realzar la elegancia femenina en sus más mínimos detalles. Los bares de uñas, que prometen uñas perfectas y desarrollan el Nail Art imprescindible, tienen las agendas llenas. El hilo es jugoso y el mundo de la franquicia está muy interesado en el tema, con la apertura de casi una decena de marcas franquiciadas en los últimos cinco años.

También procedentes de un concepto de Extremo Oriente (Taipéi, Taiwán, 1981), los bares de gatos, ultra populares en Japón, se han exportado a Francia, con la apertura de un primer local en París en 2013, seguido en 2014 por el de Lyon. Mientras que esta moda se explica en Japón por la imposibilidad de muchos japoneses de tener una mascota en casa, debido a su prohibición en los apartamentos, la “ronromanía” francesa permite a los fanáticos más acérrimos pasar horas con un felino en su regazo mientras toman un té o un cóctel. Sin embargo, el concepto es debatido porque, si algunos lo ven como una terapia contra el estrés, otros protestan contra este concepto, que todavía no está regulado y que convierte al animal en un objeto…

 

También observaremos los extraños bares de oxígeno. Bares en los que no hay absolutamente nada que beber. Supuestamente “contribuyen al bienestar revitalizando el cuerpo al tiempo que ayudan a contrarrestar los efectos nocivos del estrés de la vida moderna”, ofrecen respirar oxígeno perfumado con aceites esenciales con un índice de pureza de al menos el 93%.  Los beneficios para la salud de los bares de oxígeno, que aparecieron en los años 90 en Norteamérica y Japón y se vendieron como remedio antifatiga, antiestrés, antidepresivo y relajante a los habitantes de las grandes ciudades del mundo, aún no se han demostrado…

Siempre del lado de lo que se inhala por falta de bebida, los bares de shisha (versión moderna de la pipa de agua que permite fumar una mezcla de tabaco y melaza aromatizada – “tabamel”) oponiéndose a la generalización de las leyes que prohíben fumar en lugares públicos, se han convertido en un verdadero fenómeno de sociedad y se cuentan ahora en Francia por centenares. Si Lewis Carroll, en Alicia en el País de las Maravillas en 1865, contribuyó al renacimiento de la shisha asociándola al personaje de la oruga azul, esta práctica tiene su origen en el siglo XV, en Persia. El mercado mundial de la shisha se valoró en 730 millones de dólares en 2018 (de los cuales cerca del 70% se encontraba en África y Oriente Medio) y se espera que alcance los 2.700 millones de dólares en 2025 con una tasa de crecimiento anual del 18%… Los bares de shisha seguirán apareciendo en las calles de Francia e incluso en Navarra.

Por último, no podemos terminar este panorama de “bares que no son bares” sin mencionar el Genius Bar imaginado en 2001 por Ron Johnson, a raíz de una conversación con Steve Jobs, que había observado que los clientes de Apple sólo acudían a la tienda por el producto. De ahí la idea de un mostrador donde los clientes de Apple pudieran recibir asistencia “en vivo”. En un principio, Steve Jobs consideró que el concepto era perfectamente “idiota”, pues creía que alguien que sabe de tecnología -un “geek”- era incapaz de “interactuar con la gente”. “Nunca funcionará”, dijo.  Ron Johnson no se dio por vencido e insistió hasta que el Jefe cambió de opinión… Bien por él: estos espacios, a menudo ocupados por consumidores que pueden preguntar todas sus dudas o pedir reparaciones para sus equipos informáticos, se han convertido en un elemento imprescindible para la experiencia del cliente y han contribuido a hacer de Apple la marca más poderosa del mundo…

Así que, mientras esperamos que los verdaderos bares, tan emblemáticos del arte de vivir a la francesa, puedan por fin reabrir el 20 de enero (¡crucemos los dedos!), mientras esperamos el momento en que podamos volver a tomar un café o una copa en la terraza para hablar de todo y de nada y redescubrir el mundo -símbolo de una nueva libertad-, si me buscas, estoy en el bar de la siesta…