¡Estupendo, es verano!

Por Claire Le Meur, DG de Blue Bees.

El solsticio de verano (21 de junio) marca el inicio del verano… Es el día de la fiesta de la música (creada en 1982 por el ministro Jack Lang) pero también el día más largo del año.

Por cierto, ¿qué es el solsticio?

Como sabes, la Tierra gira sobre sí misma, pero también alrededor del Sol. Esta rotación dura un año, con un eje de rotación ligeramente inclinado que tiene por consecuencia variar nuestra distancia al sol. La inclinación hacia el sol, en el hemisferio norte, alcanza su máximo en verano. El sol calienta más porque los rayos son más bajos, de ahí la temporada de verano. Los días se alargan hasta el solsticio de verano: el día en que el hemisferio norte está más cerca del sol.

Desde la noche de los tiempos, este famoso solsticio ha dado lugar a numerosas celebraciones en todo el mundo, trayendo consigo muchas supersticiones…

Los Celtas, los Persas y los Babilonios, por ejemplo, rendían especial culto al sol e invocaban al dios de la cosecha para que el final del verano fuera sinónimo de buenas cosechas. Entonces se encendían ríos y colinas con hogueras para rendir homenaje al solsticio.

Originalmente una fiesta pagana, retomada por la tradición judeocristiana, la fiesta de San Juan sigue vinculando el solsticio de verano a Juan el Bautista (un predicador judío que, según el Evangelio de Lucas, bautizó a su primo Jesús de Nazaret).  Esta fiesta da lugar a las hogueras de San Juan que todavía arden en Francia el 24 de junio en muchas regiones, aunque la tradición tiende a perderse.

En París, las últimas hogueras de San Juan se remontan al antiguo régimen. En aquella época, se instalaba una pira en la plaza de Grève (plaza del Hôtel de ville en la actualidad), a la que el rey, rodeado de toda su corte, prendía fuego, tal y como nos cuenta el historiador del siglo XIX Jacques-Antoine Dulaure en el caso de Carlos IX: “En medio de la plaza de Grève, se colocó un árbol de sesenta pies de altura, erizado de travesaños de madera a los que se fijaron quinientas “bourrées” y doscientas “cotrets”; al pie del árbol, se apilaron diez carriles de madera pesada y mucha paja. Ciento veinte arqueros de la ciudad, cien ballesteros, cien arcabuceros, estaban presentes para contener al pueblo. Los ejecutantes de los instrumentos, especialmente los llamados la gran banda, siete trompetas sonaron, aumentaron el ruido de la solemnidad; los magistrados de la ciudad, el preboste de los comerciantes y los regidores, llevando antorchas de cera amarilla, avanzaron hacia el árbol rodeado de troncos y marañas, presentaron al rey una antorcha de cera blanca, adornada con dos puñados de terciopelo rojo; y Su Majestad, armado con esta antorcha, vino a encender gravemente el fuego.

Luis XIV fue el último rey de Francia en encender el fuego de San Juan.

La fiesta del solsticio de verano no sólo tenía que ver con sus fuegos: las cenizas de las hogueras del solsticio de verano protegían contra los rayos y las tormentas, por ejemplo. La gente solía decir de los que se acostaban tarde: “Fue a recoger un carbón de San Juan”; se suponía que estos carbones contenían todo tipo de propiedades maravillosas. Para los enamorados, saltar sobre el fuego aseguraba que su amor duraría todo el año. El solsticio de verano también tenía sus hierbas, que, recogidas por la mañana con un cuchillo de oro y con los pies descalzos, se decía que tenían el poder de expulsar a los demonios y curar las fiebres; entre estas hierbas estaba la verbena, la planta sagrada de los celtas.

En Inglaterra, en Stonehenge, miles de personas siguen reuniéndose en el solsticio de verano para ver el amanecer. Este enigmático círculo de megalitos está alineado con precisión con la salida y la puesta del sol y el solsticio se celebra allí desde hace miles de años.

En la basílica de Vézelay, en Francia, un camino de luz se dibuja en el edificio en esta misma época del año…

En Polonia, Ucrania, Bielorrusia y otros países de Europa del Este, la fiesta de Ivan Kupala es la ocasión de festejos en los que se salta sobre las hogueras, una celebración tradicional del amor que también se remonta a miles de años atrás.

En los Alpes austriacos, la tradición se remonta a la Edad Media: las hogueras encendidas por la noche en las cimas y laderas de las montañas hacen arder el cielo de forma sorprendente y mágica.

En El Cairo, Egipto, el sol del solsticio de verano se pone exactamente entre Keops y Kefrén, las dos pirámides principales de la meseta de Guiza. Aún mejor: la Esfinge, entre las dos pirámides, reproduce el jeroglífico “horizonte”. Parece difícil imaginar que todo esto sea sólo una coincidencia…

Si nos remontamos al norte de Europa, encontraremos en Suecia, durante el solsticio de verano, muchas fiestas bastante mágicas, que giran en torno a la danza y el canto con mujeres suecas que llevan coronas de flores y vestidos blancos para el Midsommar.

Así que si no has tenido la oportunidad de ir a escuchar un concierto en la calle, ¡todavía hay muchas maneras de celebrar la llegada del verano!

Fotografía de portada © Claire Le Meur